Saltar al contenido
Respiro Viajes

Visitar el Palacio de Versalles

Visitar el Palacio de Versalles es un infaltable para cualquiera que llegue a París. Símbolo de riqueza, poder absoluto y todos los excesos de la corte francesa, el castillo impresiona en todos los sentidos.

Como una de las principales atracciones turísticas de París y sus alrededores, el Palacio de Versalles siempre está lleno de turistas. Por tanto, la visita puede que no sea fácil.

Este artículo, es una guía completa para visitar el Palacio de Versalles, tiene toda la información para que puedas planificar tu visita sin estresarte

Visitar el Palacio de Versalles, ¿Vale la Pena?

Independientemente del número de días que pases en París, mi respuesta inmediata es: sí, ¡vale la pena visitar el Palacio de Versalles!

Sin embargo, si vas a estar en la ciudad hasta 3 días, es más interesante quedarse en la ciudad y conocer los numerosos museos de París y los lugares de interés de París.

Pero si vas a quedarte más de 3 días en París, vale la pena pasar uno de ellos en Versalles. Después de todo, Versalles es el palacio más hermoso y rico del mundo.

Como llegar a Versalles desde París

Llegar a Versalles en Tren

La forma más práctica de llegar al Palacio de Versalles desde París es en tren:

Si no quieres complicarte tanto puedes reservar una excursión a Versalles en Tren. Si lo vas a hacer por tu cuenta sigue leyendo.

La línea RER C conecta el centro de la capital francesa y la estación Versailles Château-Rive Gauche, y el viaje dura entre 30 y 40 minutos. Desde allí se puede caminar hasta la entrada del palacio en 10 minutos.

Al tomar el tren, asegúrate de tener en cuenta que la dirección del tren es Versailles Château – Rive Gauche, porque la línea RER C tiene dos bifurcaciones;

Desde la estación de RER Champs de Mars-Tour Eiffel puedes tomar directamente la línea a Versalles (si estás en cualquier otra estación Toma el RER, también puedes hacer transbordo aquí).

Versalles Express

Como alternativa al tren, puedes utilizar el Versailles Express, un autobús desde la Torre Eiffel al Palacio de Versalles, de martes a domingo: de noviembre a marzo sale 1 vez al día (sale de París a las 14:00 horas y regresa a las 18:00 horas)

Entre abril y octubre, funciona dos veces al día. Sale desde París a las 08:00 y a las 14:00 horas y regresa a las 12:30 o a las 18:00 horas respectivamente). Cuesta 29 € por persona, por lo que para mi gusto no es la opción más económica.

Excursión al Palacio de Versalles

Si no quieres preocuparte ni por las líneas de tren, ni por hacer grandes filas para compara las entradas, una Excursión al Palacio de Versalles es la indicada. Un guía en español te irá acompañando a lo largo de toda la visita para que puedas entender cada detalle.

Visitar el Palacio de Versalles: Entradas

Este es el punto más importante: debes comprar las entradas con anticipación en línea para al menos deshacerte de la cola de las taquillas. Te cuento cuales son las opciones de entradas:

Opción 1: Visita al interior del castillo, sin los jardines, con audio guía en Español.
Si tienes poco tiempo, esta es la mejor opción. Podrás visitar todo el interior del castillo, pero no tendrás acceso a los jardines y otras atracciones del dominio, como el Trianón.

💵 Precio: 18 euros

Opción 2: Visita al interior del castillo y jardines, con audio guía en Español.
Ya que decidiste visitar el Palacio de Versalles, te recomiendo conocer todas las atracciones del dominio.

💵 Precio: 27 euros

💡 Los menores de 18 años y ciudadanos de la UE entre 18 y 25 años tienen entrada gratuita.

Opción 3: Comprando la Tarjeta Paris Pass te incluye la entrada al Palacio de Versalles. Además de tener ingreso a más de 60 atracciones, entre las que se encuentran el Museo del Louvre, el Arco del Triunfo y el Paseo en Barco por el Sena.

Que visitar en el Palacio de Versalles

Ahora que ya tienes tu entrada y sabes cómo llegar al Palacio de Versalles, te voy a contar qué visitar.

Visitar el Palacio de Versalles por dentro

Versalles tiene nada menos que 2.300 habitaciones repartidas en 63.000 m² de superficie construida. Evidentemente, no todas las salas están abiertas para la visita.

Al entrar al interior del castillo, una ruta preestablecida te llevará a conocer algunas de las salas principales:

  • La oficina del rey
  • El apartamento del rey
  • Apartamento de la reina
  • La Galería de los Espejos (desde donde tiene una vista única desde la gran perspectiva de los jardines)
  • Los pasillos de la Guerra y la Paz
  • La Ópera Real y la Capilla

Versalles por dentro

Descubrir los jardines del Palacio de Versalles.

En 1661, el rey Luis 14 invitó al paisajista André Le Nôtre a diseñar los jardines de Versalles. Para el Rey Sol, los jardines eran tan importantes como el propio palacio. Las obras se realizaron al mismo tiempo que el palacio y duraron 40 años. El jardín cubre 800 hectáreas, incluidos jardines franceses e ingleses y el Dominio de Trianon.

Los jardines a la francesa

Con su amplia perspectiva, sus formas geométricas y su perfecta simetría, el Gran Canal es un icono de los jardines de estilo francés. Diseñado por Le Nôtre, el jardín tiene 372 estatuas, 600 fuentes y 35 km de canales.

Jardines de Versalles

Espectáculo de grandes aguas

Del 15 de junio al 21 de septiembre, de 20:30 a 22:00 horas, los sábados, el espectáculo de las Grandes Aguas tendrá lugar en los jardines de Versalles.

Es un gran espectáculo de luces y agua, al son y el ritmo de la música barroca que escuchaba la corte del Rey Sol. Para finalizar el evento, hay un gran espectáculo de fuegos artificiales.

El dominio de Trianón

El Dominio de Trianón, ubicado en el parque del castillo, está formado por otros dos pequeños palacios: el Pequeño y el Gran Trianón. Ambos fueron construidos para que el Rey y la Reina pudieran escapar del alboroto y los excesos de la corte.

El Gran Trianón, construido íntegramente en mármol rosa, era el lugar donde el Rey mantenía sus reuniones con sus amantes, lejos de la mirada de los demás.

visitar el Palacio de Versalles

Alrededor del Pequeño Trianón, María Antonieta construyó gradualmente jardines, un huerto e incluso un pequeño pueblo, similar a los pueblos normandos de la época.

Conocida como “La pequeña granja de María Antonieta”, allí la joven reina pasaba tiempo con sus hijos, lejos de la etiqueta de la corte que tanto la molestaba.

María Antonieta también ordenó la plantación de un jardín de estilo inglés más natural, sin las formas geométricas que caracterizan los jardines de estilo francés.

Horarios para visitar el Palacio de Versalles

Visita al interior del Palacio:
Abierto todos los días excepto los lunes, el 25 de diciembre y el 1 de enero.

🕒 Horario de apertura: de 9:00 a 17:30 horas. (Las puertas cierran a las 17:00 horas y la venta de entradas a las 16:50 horas)

Visita a los jardines:
🕒 Abierto todos los días de 8:00 a 16:00 horas.

Visita a Trianón:
Abierto todos los días excepto los lunes, el 25 de diciembre y el 1 de enero.

🕒 Horario de apertura: 12:00 a 17:30 horas (las puertas cierran a las 17:00 horas y la venta de boletos a las 16:50 horas)

Cuanto tiempo se tarda en visitar el Palacio de Versalles y los Jardines

Si optas por visitar el palacio solo, sin la compañía de un guía, te recomiendo que vayas en contra de la corriente de la mayoría de los turistas:

Visita los jardines de estilo francés por la mañana | Duración: alrededor de 2 horas
Visita Trianon a partir de las 12:00, horario de apertura del parque | Duración: alrededor de 3 horas
Salir para visitar el interior del Palacio después de las 15:00 horas, cuando la multitud se irá | Duración: alrededor de 1:30 horas.

Historia del Palacio de Versalles

El Palacio de Versalles fue la última residencia de los reyes franceses. María Antonieta y el rey Luis XVI se vieron obligados a abandonar el palacio durante la Revolución Francesa, cuando fueron ejecutados. Pero la historia del palacio comienza mucho antes.

Originalmente, había un pabellón de caza real en Versalles. En 1624, el rey Luis XIII confió a Jacques Lemercier la construcción de un castillo en el lugar. Los muros de este primer palacio se han conservado; hoy son la fachada exterior que da al Patio de Mármol.

Pero fue bajo Luis XIV, el Rey Sol (1661-1710), que la residencia se transformó en un enorme y extravagante complejo rodeado de jardines de estilo francés. Cada detalle de su construcción estaba destinado a glorificar al rey.

Poco a poco, la residencia pasó de ser un pabellón de caza a una residencia de ocio, donde se celebraban grandes fiestas en los jardines. En 1682, se convirtió en la residencia principal de la corte y el gobierno franceses.

Cuando murió en septiembre de 1715, la construcción de Versalles estaba lejos de estar terminada. Pero con la muerte del rey, la corte finalmente se restableció en París. Versalles entró en un largo período de decadencia y olvido.

En 1722, el joven Luis XV regresó a Versalles. Su primera preocupación fue completar el trabajo de su bisabuelo. Pero también decidió crear espacios más íntimos, como el pequeño Trianón, construido para su amante. Su timidez lo llevó a aumentar el número de pequeñas cámaras en las que se sentía más cómodo que en los grandes espacios públicos creados por Luís XIV.

Nacido en Versalles, Luis XVI se convirtió en rey antes de los 20 años. La celebración de su matrimonio con María Antonieta tuvo lugar en 1770 en la Ópera Real del palacio. Cuatro años después, el Rey le ofreció a su esposa el Pequeño Trianón. María Antonieta no solo la ocupó, sino que la convirtió en su dominio personal.

Aunque hubo fiestas constantes en Versalles, la corte pasó la mayor parte de su tiempo en París. El rey estaba perdiendo popularidad rápidamente entre la gente. Pero también entre la nobleza, como resultado de los altos impuestos y los gastos extravagantes de María Antonieta.

Sin darse cuenta de la situación social y económica, Luis XVI, que solo quería ser amado, y María Antonieta, que amaba el lujo, se vieron obligados a abandonar Versalles en octubre de 1789, cuando comenzó la Revolución Francesa. Nunca volverían.

 

Espero que te sirvan mis consejos para visitar el Palacio de Versalles en Paris. Cualquier duda que tengas puedes escribirme en los comentarios.