Estoy mas que seguro que en algún momento de tu vida pensaste en dejarlo todo para viajar por el mundo. Eso no tiene nada de malo, y al contrario de lo que piensas a todos se nos cruzo alguna vez en la vida esa idea de dejarlo todo para viajar.

Muchas veces estamos tan cansados de la rutina, de repetir día a día las mismas cosas. De la casa al trabajo, del trabajo a la casa. Son muy pocos los momentos que tenemos para hacer las cosas que nos gustan. Todo esto hace que en algún momento de nuestra vida nos planteemos la idea de hacer un gran viaje sin fecha de regreso. O bien tomarnos un año sabático para viajar por el mundo, conocer, palparnos de experiencias nuevas y regresar renovados.

La idea de dejarlo todo para viajar es algo que rondaba en mi cabeza hace varios años. Desde los primeros viajes que hice, me di cuenta de que viajar era lo mas hermoso del mundo. Cuando regresaba nuevamente a la rutina, me agarraba una depresión y no podía dejar de pensar en el próximo viaje.

Obviamente, tener trabajo es algo que tenemos que agradecer, pero yo sentía que no era la vida que quería. Tenía dinero para comprarme cosas, y salir pero eran cosas que no me llenaban, como sí lo hacían los viajes. Fue así que me decidí a ahorrar todo un año, renunciar e irme algunos meses a viajar por Brasil. Si bien era lo que quería uno nunca sabe como te podes llegar a sentir tomando esa decisión, entonces Brasil sería un país desde el que sería fácil regresar a Argentina. Además de todas las cosas hermosas que tenes para conocer en Brasil, que fue lo que realmente me motivo a elegirlo.

dejarlo todo para viajar

Playa en Recife, Brasil

Puede ser que la sociedad o el mismo sistema ya tenga un modo de vida estandarizado para cada una de las personas. Lo que todos nos dicen es que estudiemos, nos recibamos, encontremos un buen trabajo, nos casemos, compremos una casa y un auto, tengamos hijos. Y no digo que eso este mal, pero tiene que ser una elección de cada uno y repito, no era lo que yo quería para mi vida.

A los 21 años ya me había comprado un auto 0km y ahí fue cuando me dí cuenta de muchas cosas. Dentro mío empecé a pensar, ¿y ahora que sigue?. Pero me daba cuenta que si bien el auto me gustaba, no me sentía completo. Era algo que no me daba la felicidad que yo estaba buscando, y que sí encontraba a la hora de viajar.

La vida se nos pasa y no nos damos cuenta. Empezamos el lunes pensando que queremos que sea viernes para disfrutar del fin de semana. Si estamos a mediados de mes queremos que termine el mes para cobrar el sueldo. Esperamos con ansias el aguinaldo a mitad o a fin de año. Y queremos que lleguen esos 15 días de vacaciones para poder descansar y desestresarnos de lo que fue el trabajo del último año. De esta manera se nos va yendo la vida y no la disfrutamos como quisiéramos.

Fue así que estuve 3 meses viajando solo, recorrí 12 ciudades de diferentes estados de Brasil. Un viaje que me marcó para siempre y al regresar me di cuenta que era lo que quería y el modo de vida que me había gustado.

Imagínate despertarte cada día, sin horarios, sin tener mucha noción en que día vivís, y con la única pregunta en tu cabeza sobre que sitio vas a ir a conocer hoy. Eso suena genial, y es realmente lo que se vive cuando uno lo deja todo para viajar.

Seguí nuestro viaje día a día en Instagram y entérate donde estamos en este momento

A pesar de haber regresado sabía que eso era lo que quería y que tarde o temprano lo iba a dejar todo para irme nuevamente.

Luego de regresar de ese viaje conocí a Romi. Me fui a un par de países más y organizamos nuestro primer viaje juntos a Bolivia y Perú. Yo ya había estado pero nuestro presupuesto ajustado nos hizo elegir estos países nuevamente. esto no quiere decir que no sean lindos, todo lo contrario. Llegamos hasta Machu Picchu y eso es increíble!.

dejarlo todo para viajar

Playa en Alicante, España

Pasaron 5 años de ese viaje a Brasil, y la idea de dejarlo todo para emprender un viaje sin fecha de regreso cada vez se hacía mas fuerte. Romi ya se había recibido y yo estaba trabajando en relación de dependencia. Fue así que decidimos empezar a tramitar una Visa Work and Holiday. Elegimos Portugal e iniciamos todos los tramites. Los meses fueron pasando, y tendríamos que haber viajado para Mayo. Pero nuestras Visas estaban demoradas según nos decían. Fue en Junio que dijimos hasta acá esperamos, si nos llegan las Visas bien, y si no nos vamos igual a viajar por el mundo.

Encontramos un vuelo barato desde Brasil y planificamos salir de ese país rumbo a Italia. Llegó el tan esperado día, y la bendita Visa no había llegado así que viajaríamos a Europa como turistas, pero sin fecha de regreso, buscando la manera de respetar los plazos establecidos. Ya habíamos vendido todas nuestras cosas, y renunciado a nuestros trabajos.

Hoy llevamos mas de 6 meses viajando por Europa, estuvimos visitando algo de África y Asia. No les puedo transmitir por acá la felicidad que tenemos al hacer lo que nos gusta. Vivimos totalmente desestresados, nos levantamos sin saber que numero de día es, los lunes son iguales que los viernes para nosotros y nos encanta vivir así. Obviamente se extraña la familia y ciertas cosas de nuestro país, pero con la tecnología tratamos de que no nos afecte tanto esa distancia.

dejarlo todo para viajar

Atomium Bruselas

Hoy en día mientras viajamos por el mundo nos sentimos libres, llevamos nuestro trabajo a todos lados y reímos diciendo que nuestra casa es el mundo. La realidad es que no nos imaginamos volviendo a trabajar como lo hacíamos antes, encerrados, sintiendo que nuestras vidas no eran nuestras.

Para muchas personas es inentendible que elijamos este modo de vida, pero el mensaje que queremos transmitir es que hay otras opciones y que se puede elegir, que los estándares no están mal, porque hay quienes se sienten cómodos con ello, pero que hay otras opciones y que solo depende de uno. Y lo mas importante es que no hay tiempos ni edades para ello.

Seguramente me vas a preguntar ¿De que voy a vivir?,¿Como voy a ganar dinero?,¿Donde voy a vivir?, ¿Y si me enfermo? y muchísimas preguntas más o miedos injustificados. Mi respuesta es que no lo se, pero eso es parte de la aventura, es parte de VIVIR.

Por mi parte prefiero dejar la «Seguridad» de una vida basada en sacrificar mi libertad, mi tiempo y construir una vida basada en mis habilidades y decisiones.