Saltar al contenido
Respiro Viajes

Que ver y que hacer en Bratislava, capital de Eslovaquia

que ver y que hacer en Bratislava

Si no sabes que hacer en Bratislava, tal vez la ciudad pase desapercibida en tu itinerario en un viaje por Europa central. Las ciudades alrededor son mucho más populares entre los turistas que las atracciones de la capital de Eslovaquia no se destacan tanto. Pero a medida que profundices un poco más, notarás que muchos viajeros deciden explorar la ciudad yendo en autobús desde Viena, Austria. Y si miras más a fondo, verás que quedarte unos días en Bratislava puede proporcionarte una de tus mejores experiencias de viaje. Por esa misma razón voy a contarte cosas que ver y que hacer en Bratislava.

Un poco de historia sobre Bratislava

Eslovaquia, como la conocemos, es un país de reciente formación, creado por una separación amistosa de los eslovacos de sus vecinos checos en 1993. Su cultura, sin embargo, se remonta a la Edad del Bronce, mucho antes de Cristo. Desde entonces, su territorio ha pasado por manos de varios imperios, como el austriaco, fue parte de Checoslovaquia durante la mayor parte del siglo XX, fue invadido por los nazis y soviéticos, y recientemente se estableció como un país independiente.

Bratislava, la capital, a pesar de ser prácticamente desconocida en comparación con sus vecinos más famosos como Viena, Budapest y Praga, ¡es tan hermosa como estas grandes ciudades que la rodean! Conserva un aire medieval y es difícil encontrar una pequeña ciudad en las grandes capitales de Europa. Y mejor, hay mucho que ver en Bratislava y tampoco deja nada que desear, por lo que la visita es imprescindible.

Cuando se trata de armar un itinerario y decidir que hacer en Bratislava, inevitablemente verás que es posible visitar la ciudad en solo un día. Si tus planes de viaje lo permiten, duerma al menos una noche en la ciudad. Alojarse en Bratislava te va a hacer ahorrar tiempo y dinero. Bratislava es una de las ciudades más baratas de la región.

Que hacer y que ver en Bratislava

Bratislava es una ciudad con un centro histórico muy pequeño y compacto. Es posible caminar por sus calles principales y conocer a pie sus mayores atractivos. Si haces un viaje en el día desde Viena, debes salir temprano para disfrutar del día, después de todo, es una ciudad pequeña, pero se necesita algo de tiempo para comprender cómo funciona.

Una gran opción también es hacer una excursión desde Viena, yendo en autobús y regresando en barco por el río Danubio. Muy bonito y solo dura un día.

Hacer un Free Tour en Bratislava

Una de las mejores cosas que hacer en Bratislava al llegar es reservar un free tour. Es una manera económica de conocer los principales puntos turísticos de la ciudad, y su historia.

Si nunca hiciste uno te cuento que los free tours son tours a pie que tienen la particularidad de no poseer un precio fijo. Serás vos quien al final del recorrido vas a poner el precio dependiendo de tu grado de satisfacción. Lo bueno es que los free tours son en español por lo que no vas a perderte detalles.

Te recomiendo hacer el Free Tour por Bratislava, conociendo sus lugares más turísticos. Otro de los recomendados es el free tour por el Castillo y Catedral de Bratislava. Ideal para conocer lo más importante de la ciudad, aprender curiosidades y su historia.

 

Castillo de Bratislava, de las mejores cosas que ver en Bratislava

El Castillo que corona la ciudad es el principal atractivo e imposible de dejar fuera de la lista de cosas que hacer en Bratislava. Es difícil no verlo cuando llegas a la ciudad, inmenso e imponente.

El Castillo de Bratislava es el más importante del país y tiene hermosas vistas desde lo alto, desde donde se pueden ver las fronteras con Austria y Hungría. En el pasado, la ubicación fue muy importante en la defensa de la ciudad, ya que se ubica en un excelente punto estratégico. En 1809 sufrió un terrible incendio que lo dejó en ruinas durante medio siglo. Después de eso, pasó por una renovación intensiva y ahora está como nuevo en la cima de la colina.

El conjunto del castillo tiene 4 torres, una de las cuales es la más antigua, construida en el siglo XIII. En el interior del edificio se encuentra el Museo Nacional Eslovaco, uno de los museos más importantes del país, donde se llevan a cabo investigaciones históricas. Además, en el museo se pueden ver exposiciones sobre la historia y la música eslovacas.

Sin embargo, lo mejor del castillo de Bratislava es su vista. Desde lo alto se puede ver toda la ciudad, además de los otros dos países vecinos.

Puente SNP

El puente SNP es el más famoso de Bratislava y también el más controvertido. Probablemente será lo primero que veas al llegar a la ciudad, ya que por allí pasa la carretera de Viena a la capital de Eslovaquia.

Fue construido durante el período del Telón de Acero en los años 70, y en ese momento, era una de las construcciones más modernas del mundo, ya que fue uno de los primeros puentes en utilizar el modelo de “puente atirantado”, que son esos puentes. que se colocan por medio de cables conectados a una torre.

Popularmente llamado Puente OVNI, no recibió su nombre por nada. OVNI es el acrónimo en inglés de Unidentified Flying Object, en otras palabras, un platillo volador. Como el puente SNP de Bratislava tiene una torre en el centro con una cabina gigantesca en forma de disco, el apodo era inevitable.

En lo alto del puente, de hecho, hoy se encuentra uno de los restaurantes más sofisticados de la ciudad, con excelentes vistas. Si quieres comer en el restaurante, reserva con antelación y prepara tu bolsillo, ya que es uno de los lugares más populares de Bratislava, especialmente si el día esta soleado. Si solo deseas admirar la vista, también es posible, solo hay que pagar para subir al observatorio.

Catedral de San Martín

La Catedral de San Martín es la más grande y una de las iglesias más antiguas de Bratislava. Tiene 85 metros de altura y está diseñado en estilo gótico. Si hay algo que visitar en Bratislava es su torre, la cual tiene una corona dorada y verde de 8 kilos de oro puro en la parte superior! Allí los reyes húngaros fueron coronados cuando Budapest fue cercada por los turcos.

La iglesia es bastante simple en comparación con las de Budapest y Viena, pero las vidrieras del interior son maravillosas. Además, en una de sus caras se encuentra la tumba de San Juan el Misericordioso, que vivió en el siglo VII.

Plaza Hlavné

La plaza Hlavné es la plaza principal de Bratislava. Seguramente vas a pasar por ella al visitar Bratislava caminando. Es un espacio amplio y con una buena vista hacia todos los edificios que la rodean. Lo interesante es observar la arquitectura local y notar que cada edificio tiene un estilo diferente, desde el gótico hasta el Art Nouveau.

Es donde se ubica la famosa Fuente de Rolando, construida en 1572, bajo las órdenes del Rey Maximiliano II. Era una forma de proporcionar agua pública a la población, además de ser utilizada también en casos de incendio. Es el punto de encuentro de las personas locales durante la noche.

En la plaza Hlavné también se encuentra el antiguo ayuntamiento, cuya torre amarilla se construyó en 370. Hoy en día, el conjunto de edificios alberga el Museo de la Ciudad, el museo más antiguo de Bratislava que cuenta la historia de la capital de Eslovaquia.

Estatua de Cumil, una de las cosas que ver en Bratislava más populares

En la esquina de las calles Panská y Laurinská se encuentra la estatua más famosa de Bratislava, la de un hombre que sale de una alcantarilla y mira hacia la calle. Es uno de los lugares más interesantes que ver en Bratislava y que más atrae a los turistas.

Algunas personas dicen que era un trabajador comunista que disfrutaba con su trabajo, por eso siempre se ríe. Otros dicen que era un chico al que le gustaba mirar debajo de las faldas de las niñas.

Los guías locales dicen si le pasas la mano por la cabeza, te volverás muy rico en el futuro; y que, si quieres quedarte embarazada, solo debes pasar la mano por la nariz.

 

Puerta de San Miguel algo histórico que ver en Bratislava

Como casi todas las ciudades europeas, hubo una época en la que Bratislava estaba amurallada. En la Edad Media, las ciudades estaban constantemente amenazadas por las invasiones de los reinos vecinos, y Bratislava era una de las que necesitaban ser fortificadas.

Hoy en día, gran parte de esta muralla ya no existe, pero se conserva una de sus puertas de entrada, la Puerta de San Miguel. De todas, este era la más pequeña, utilizado por los pescadores para entrar a la ciudad a vender su pescado.

La puerta es muy antigua y su construcción se remonta al siglo XIV. Hoy alberga el Museo de Fortificación Medieval, que posee las armaduras y los armamentos utilizados para proteger Bratislava en la Edad Media.

En la calle frente a la Puerta de San Miguel, Michalská, si miras de cerca, verás algunas piedras doradas en el suelo entre los adoquines. Indican el camino recorrido por el rey recién coronado cuando aún había allí una monarquía.

Hoy en día, la ruta se sigue recorriendo, todos los años, en la última semana de junio, en una celebración conocida como la “procesión de los coronados”, donde los actores recrean los pasos de los monarcas de la época.

Plaza Hviezdoslavovi

Hviezdoslavovi es una enorme plaza que lleva el nombre del mayor poeta eslovaco, Pavol Országh Hviezdoslav, cuya estatua se encuentra en el centro del sitio. Lleno de hermosas fuentes y rodeado de cafés, restaurantes y heladerías, es un gran lugar para descansar.

Aquí es donde se encuentra el Teatro Nacional Eslovaco, donde se interpretan obras de grandes compositores. También el histórico Hotel Carlton, donde se alojan todas las personas importantes que pasan por Bratislava, desde Albert Einstein hasta George W. Bush.

En el tramo de plaza cerca de la orilla del río Danubio, hay una estatua de Hans Christian Andersen, el famoso escritor danés que creó los cuentos La Sirenita y La Reina de las Nieves, que inspiró la caricatura de Disney Frozen. Visitó la ciudad durante el siglo XIX y quedó encantado con ella, llamando a Bratislava la «ciudad de los cuentos de hadas».

Iglesia Azul

Un poco fuera del centro histórico se encuentra la iglesia conocida popularmente como Iglesia Azul (el nombre real es Iglesia de Santa Isabel), uno de los edificios más bellos de Bratislava. ¡La iglesia lleva el nombre de sus fachadas pintadas de azul, por supuesto! En los días soleados, su color se funde con el cielo, en un aspecto muy hermoso.

Fue construida en estilo art nouveau a principios del siglo XX. Su interior es muy sencillo y también alberga bancos de madera azul. Vale la pena visitarlo, ¡es una pequeña iglesia pero muy hermosa!

Que ver y que hacer cerca de Bratislava

Castillo de Devín

El castillo de Dévin no se encuentra en Bratislava, sino en Devín, una ciudad a media hora en autobús de la capital eslovaca. Para ir en transporte público, es necesario tomar la línea 29 de autobús, que sale de la estación de autobuses ubicada debajo del Puente OVNI (el mismo donde desembarcan los autobuses de Viena). Si tu itinerario incluye un segundo día en Bratislava, vale la pena considerar una visita al castillo, que es hermoso y está justo donde el río Danubio se encuentra con el río Morava.

Dévin es uno de los castillos más antiguos del país y es más conocido por las imágenes de su pequeña torre solitaria en la orilla del río llamada Torre de la Doncella. A diferencia de la apariencia del Castillo de Bratislava, el Castillo de Devín tiene un aspecto más rústico y en ruinas, muy poético. Bajo las órdenes de Napoleón, fue parcialmente destruido en 1809. También es bueno ver el castillo desde el punto de vista del río, dando un paseo en barco por sus orillas.

Si no quieres complicarte existe un tour que te lleva a conocer los dos castillos de Bratislava. Te pasan a buscar por tu hotel, es en español y además conocerás otros puntos destacados de la ciudad.

Viajar a Viena, Budapest o Praga

Si vas a visitar directamente Bratislava una excelente idea, por su cercanía, es llegar hasta ciudades como Viena, Budapest o Praga.

Tan solo 200 km separan Bratislava de Budapest, 328 km de Praga y apenas 78 km de Viena. Ideal para conocer grandes ciudades a muy corta distancia.


Ya sabes que ver y que hacer en Bratislava, no te pierdas esta hermosa ciudad capital de Eslovaquia. Cualquier duda te leo en los comentarios.