Saltar al contenido
Respiro Viajes

El grandioso Camino del Inca

Una de las formas de llegar a la famosa ciudad perdida de Machu Pichu es a través del reconocido Camino del Inca. Esta maravillosa alternativa, capaz de trasladarnos al esplendor de la Civilización Inca, resulta sumamente tentadora y un gran reto para los amantes del Turismo y del senderismo.

Este llamado a la aventura, además del disfrute de la naturaleza, nos ofrece la posibilidad de apreciar, durante el recorrido, la belleza arquitectónica y cultural de uno de los pueblos más fascinantes que habitaron en América hace cientos de años, la cual se encuentra perpetuada en las distintas ruinas que han sido descubiertas y que realmente merecen la pena conocer. Pero… ¿Cuánto es lo que sabemos de este recorrido de ensueño?

 

Un poco de Historia…

Cuando hablamos del Camino Inca o Qhapaq Ñan (como lo llamaban los Incas), nos referimos a una extensa red de caminos que conectaban a todas las ciudades del Tahuantinsuyo (o Imperio incaico) con la capital, que era Cusco. Esta red vial pone en evidencia el poderío, dominación e inteligencia de este Imperio, ya que unían a todas las ciudades que eran conquistadas por los Incas y tenían fines tanto administrativos como comunicacionales.

En la actualidad, su tramo más famoso y reconocido con homónimo nombre a nivel mundial, es la extensión de 43 kilómetros que unen a la ciudad de Cusco con Machu Pichu, sin dudas el premio de todo turista que se aventura a esta sensacional experiencia.

Lo que Tenes que saber sobre el camino del Inca

El recorrido comienza en el kilómetro 88 en el pueblo de Qorihuayrachina y lleva entre 3 y 4 días de caminata por lo que es sumamente importante que te prepares tanto física como psicológicamente. En el transcurso vas a conocer distintos asentamientos y el trayecto va a estar marcado por diferencias climáticas y niveles de alturas, así como por la más variada Flora y Fauna autóctona.

Es importante que tengas en cuenta que debes reservar tu boleto con anticipación (seis meses al menos) y que no puede realizarse el recorrido de manera particular, ya que, si bien no es peligroso, es necesario tomar ciertos recaudos, para lo cual están quienes se dedican habitualmente a esta actividad y podrán guiarte y brindarte su ayuda ante cualquier situación que se presente.

La época mas recomendada para viajar es durante la estación seca que se corresponde con los meses de mayo a diciembre, especialmente entre junio y agosto. Durante enero, febrero y marzo las lluvias son intensas, por lo cual no es aconsejable, debido a que además de empañar el paisaje y hacerlo tedioso debido al barro que se genera, hay riesgos de derrumbes y desprendimientos de rocas que podrían obstaculizar el camino.

Otro dato que debes tener en cuenta es que todo el trayecto se encuentra perfectamente señalizado y es sumamente importante que se respeten las señales a los fines de resguardar tu integridad, así como las normas establecidas por las autoridades locales para el recorrido, debido a que estas, están orientadas a la preservación tanto del paisaje como de la flora y fauna existentes en él.

Pero esto no termina aquí, al final de este recorrido lleno de montañas, ríos y acompañado de una hermosa naturaleza, la coronación de este fascinante recorrido es entrar a la ciudad sagrada por la Puerta del Sol o Inti Punku como la llamaban los Incas, sin dudas esta experiencia no tiene desperdicio.