Saltar al contenido
Respiro Viajes

Como ir de Roma a Florencia diferentes tipos de transportes

como ir de Roma a Florencia

Ir de Roma a Florencia es una excelente idea para quienes tienen varios días para disfrutar de Roma y quieren conocer otras ciudades de Italia. La ventaja es que Italia está muy bien comunicada a través de todas sus vías de transportes, por lo que no será un inconveniente. Te voy a contar cuales son todas las opciones para que sepas como llegar a Florencia desde Roma. 

Tren, la opción más rápida para ir de Roma a Florencia

La mejor forma de llegar a Florencia es con un tren de alta velocidad. El tren sale desde Roma hacia Florencia casi cada media hora. Debes tomar el tren en la estación de tren Termini en Roma y bajarte en la estación de tren Santa María Novella, en el centro de Florencia.

Entre las opciones de trenes que vas a encontrarte están el tren regional veloz y el tren de alta velocidad. El primero tarda 3:30 horas y el segundo apenas 1:30 horas.

Por razones obvias ya te habrás dado cuenta cual es el que te recomiendo tomar. Es importante poner sobre la balanza que lo que pagues de más es el tiempo que vas a tener de más también para visitar la ciudad. Cuando uno está viajando con el tiempo acotado, entonces cada minuto vale oro.

Excursión en español a Florencia desde Roma en tren de alta velocidad

Si no quieres preocuparte por nada, una excelente opción es reservar esta excursión. Deberás ir hasta la estación Termini en Roma, donde te estará esperando un asistente hispanohablante para darte tus tickets de tren.

Una vez llegado a Florencia, un guía que también hablará español te estará esperando para llevarte a conocer cada rincón de esta maravillosa ciudad. Cerca del medio día estarás libre para poder recorrer la ciudad por tu cuenta.

Es una excelente opción, ya que no debes preocuparte por comprar el boleto de tren ni reservar un guía. Tendrás todo junto haciendo una sola reserva.

RESERVAR EXCURSIÓN A FLORENCIA EN TREN DE ALTA VELOCIDAD

Ir de Roma a Florencia en Autobús, la opción más barata

El autobús es la opción más económica para llegar a Florencia desde Roma. Es una excelente opción, para quien tiene un poco más de tiempo y quiere ahorrar algo de dinero. El viaje dura 3:30 horas y las unidades están en buen estado.

Los billetes de autobús los puedes comprar vía online y no es necesario imprimirlo. Si priorizas el ahorro entonces viajar en autobús entre Roma y Florencia será tu mejor opción.

Desde Roma los buses salen frente a la estación Tiburtina, y llegan a la estación Scandicci, Villa Costanza en Florencia que es alejado del centro de Florencia. Hay autobuses que te dejan en Piazzale Montelungo junto a la estación de trenes. 

Avión, la opción menos recomendada

Existen 4 vuelos diarios entre Roma y Florencia con apenas 50 minutos de vuelo entre una ciudad y la otra. Pero no lo recomiendo ya que trae más desventajas que ventajas. Por enumerarte algunas: la distancia entre el aeropuerto y la ciudad, el tiempo que hay que estar antes para embarcar.

En total vas a tardar más de 3 horas en llegar a Florencia desde Roma. Pero si de igual manera quieres viajar en avión, hay varias aerolíneas que realizan el trayecto. Puedes consultar los precios más baratos para volar desde Roma.

Alquilar un coche para llegar a Florencia

Hay muchas opciones muy buenas como para querer alquilar un coche. Si solo vas durante el día no vale la pena, pero si tienes pensado seguir hacia otras ciudades, puede que sea una buena opción.

El trayecto dura poco más de 3 horas por la autopista E35, en la que debes pagar un peaje de 15,50 Euros.

ALQUILAR UN COCHE PARA VIAJAR A FLORENCIA

Cual es la mejor opción para llegar a Florencia desde Roma

Sin lugar a dudas la mejor opción para llegar a Florencia desde Roma es el tren de alta velocidad. Es la mejor opción para todo aquel que quiera viajar de una manera cómoda y rápida.

Si quieres ahorrar algo de dinero entonces tu mejor opción va a ser el autobús.

La menos recomendable es el avión, ya que no vale la pena pagar de más y encima tener que perder tiempo estando un tiempo antes de embarcar.