Es obvio, pero hay que decir que el viaje más imperdible para hacer en Foz es visitar las Cataratas del Iguazú. Tan obvio, porque la mayoría de la gente viaja allí solo por eso, pero no hay que deajar de mencionarlo. Elegída una de las siete maravillas naturales del mundo, las cataratas se encuentran entre el Parque Nacional Iguaçú en Brasil y el Parque Nacional Iguazú en Argentina. El conjunto tiene aproximadamente 275 cascadas repartidas en casi 3 kilómetros y el 80% de las cataratas se encuentran en territorio argentino, incluida la más impresionante, la Garganta del Diablo.

En verano, las aguas ganan aún más fuerza y ​​volumen debido a las lluvias y en invierno, por lo general, la cantidad de agua es menor, pero hay menos espuma y las cascadas están más definidas, pero independientemente del momento del viaje, el espectáculo está garantizado. Si es posible, tenes que permitirte dos días para ver ambos lados de las cataratas.

Y dos caminatas increíbles realizadas dentro de las cataratas son: Macuco Safari, un viaje en bote a través de Iguazú que llega al Salto de los Tres Mosqueteros donde el agua invade el bote y hace feliz a la gente. El otro paseo es la Gran Aventura, se parece a Macuco Safari, sin embargo, se realiza en el lado argentino, el barco se acerca a la Garganta del Diablo, el conjunto de cascadas más grande. Al final del viaje, todos están mojados y felices después de ver esa maravilla de cerca.

Pero Foz do Iguaçu va mucho más allá de las cataratas y nos invita a otros recorridos, como los siguientes:

Conocé Puerto Iguazú en Argentina, un pequeño pueblo encantador con buenos restaurantes, especialmente para los amantes de la carne. Para ir de compras, hay una feria donde encontrarás alfajores, dulce de leche, queso, aceitunas, entre otros productos. En el centro de la ciudad hay muchas tiendas que venden artículos de cuero a buen precio.

Compras en Ciudad del Este, Paraguay. Muchas tiendas, puestos, gente que vende un poco de todo. Hablan el idioma que quieras, venden y aceptan dólares, reales y otro tipo de monedas también. Puro comercio formal e informal. Para llegar allí solo tienes que cruzar el Puente de la Amistad y, como en todos los lugares de este tipo, todo el cuidado es poco.

Conocé el Parque de las Aves, que está muy cerca de las Cataratas, donde el turista puede tener contacto con unas 143 especies de aves diferentes, tanto de Brasil como del extranjero.

Visita la planta hidroeléctrica más grande del mundo en generación de energía limpia y sostenible, la Planta de Itaipú. Hay dos tipos de visitas: la panorámica y la especial, que además de ver la presa, atraviesa las áreas internas de la planta.

Conocer los casinos para probar suerte, recordando que los casinos están en Argentina o Paraguay, porque en Brasil está prohibido. Uno de los más populares es el Casino Iguazú, en el cercano Puerto Iguazú. En Ciudad del Este también hay dos casinos: Gran Casino Itaipú y Gran Casino Paraná.

Visitar el Punto de referencia de las tres fronteras, donde se encuentran los 3 países fronterizos: Brasil, Argentina y Paraguay. Inaugurado en 1903, se revitalizó en diciembre de 2016, y ahora hay una tarifa para ingresar, lo que no sucedió antes de la revitalización, también hay un restaurante, tiendas y un parque infantil. El monumento trata de representar un poco de cada país en un lugar donde se unen los ríos Paraná e Iguazu.

Para aquellos que tienen tiempo extra y desean relajarse por un tiempo, vale la pena ir al Templo Budista de Foz, un lugar con increíbles jardines y varias estatuas, siendo el más grande el Buda. Un lugar tranquilo, bueno para meditar y renovar las energías de los viajes (independientemente de la religión). Al estar ubicado en un lugar alto, podes tener la vista de Foz, el río y Ciudad del Este. Está lejos del centro y la entrada es gratuita.

Para resumir al máximo lo que es un viaje a Foz de Iguazú, sería conocer un pequeño pedazo de 3 países en un solo viaje: Brasil, Argentina y Paraguay.

Donde dormir en Foz de Iguazú

Mi estancia en Foz fue en el Vivaz Cataratas Hotel, y no podría haber elegido un lugar mejor. Desde que llegamos al hotel nos recibieron muy amablemente. La habitación era muy cómoda y con unas vistas increíbles a la piscina. Hablando de su piscina es redonda y muy amplia. A su alrededor hay reposeras para tomar sol, y algunos tragos o comer algo gracias al bar que tiene muy cerquita. Todo está rodeado de mucha naturaleza y abunda la tranquilidad. Es ideal no solo para parejas, si no para toda la familia ya que hay espacios para todos. Hay salas de juegos con entretenimientos para los mas pequeños de la familia, para los mas grandecitos canchas de futbol, basquet y un salón de juegos con pool, metegol y mesa de ping pong.

El desayuno es tipo buffete y muy abundante. Podrás encontrar desde frutas, fiambres hasta comida cocinada como bacon, u omelette. ALgo muy importante es que el bus para ir a las cataratas pasa bien enfrente al hotel.