Saltar al contenido
Respiro Viajes

5 ventajas de realizar viajes cortos

Estar en un destino único y olvidarse del estrés, es una de las ventajas de las mini vacaciones, viajes que pueden ser desde un full day hasta 2 o 3 días. Las personas que toman estas vacaciones tienden a ser más felices y se sienten mucho más tranquilas al regresar a su día a día.

El miedo de volver a una montaña de trabajo es la principal razón por la que muchos no toman vacaciones. Sin embargo, los viajes cortos ayudan a mitigar ese sentimiento. De hecho, los micro viajes son tan gratificantes que cada vez más personas optan por realizarlos en lugar de viajar a un solo destino por varias semanas. Así sea que tengas que viajar solo o en pareja necesitas viajar.

¿Interesado en organizar un viaje corto pronto? A continuación, te contamos algunos de los principales beneficios que obtendrás con esta increíble actividad.

 1- No necesitas tomarte muchos días de vacaciones

Una escapada rápida no requiere tomar una semana completa de vacaciones. Se puede hacer durante un fin de semana largo o incluso un fin de semana normal de dos días. Realizar un full day es una actividad perfecta que no requiere una gran inversión.

De esta manera también podrás ahorrar días de vacaciones para esos futuros viajes a destinos más lejanos. Incluso un viaje de dos noches podrá ayudarte a recargar energías. Ese tipo de descanso te permite regresar más productivo. Tendrás la posibilidad de retornar totalmente satisfecho, fresco y listo para tus actividades cotidianas.

Las escapadas cortas también te enseñan a empacar eficientemente, así como implementar algunos hábitos saludables durante los viajes para que estés preparado cuando llegue el momento de tomar vacaciones más largas. Piense en ellas como viajes de prueba antes de ese gran viaje que harás algún día.

Contenidos

    2- Este pequeño receso te ayudará a tomar mejores decisiones

    Alejarse del escritorio y de las tareas cotidianas del trabajo permite crear un espacio mental para la creatividad y una toma de decisiones más clara. Cuando más común sea realizar mini-recesos, particularmente a nuevos destinos, en donde podrás vivir nuevas experiencias y estímulos, más retarás a tu cerebro y a la vez lo refrescarás.

    También es una buena idea llevar una portátil o un smartphone para anotar las ideas que tengas mientras estés fuera. Libera tu mente mientras estás de vacaciones, pero podrás anotar las ideas que se te presenten y ponerlas en practica cuando regreses a casa.

     3- Expandir tus horizontes te hará más interesante

    Al regresar a casa, las experiencias que obtendrás durante tus viajes cortos te harán una persona más interesante a los ojos de la gente con la que trabajas y con las que socializas. A menudo quieren saber cómo fue tu viaje, qué lugares visitaste, cómo es la gente del lugar, entre otros detalles.

    En lugar de pasar otro fin de semana en casa, elige ir a algún lugar para un viaje rápido, no sólo para socializar si es que viajarás con amigos, sino también para experimentar algo o algún lugar nuevo. Con sólo dos días de viaje, puedes expandir tus propios horizontes.

    Así que para obtener los mismos beneficios que unas vacaciones largas proporcionan, no necesariamente tienes que tomarte semanas o un mes completo. Las escapadas cortas pueden resultar en el mismo tipo de beneficios y uno puede incluso tomar más de ellos a lo largo del año sin tener que preocuparse demasiado por sus finanzas.

    4- Solo realizarás las actividades que realmente deseas practicar

    Otro beneficio de unas vacaciones cortas es que las limitaciones de tiempo te obligan a centrarse en hacer sólo las cosas que realmente quieres, lo que puede ayudar a que las vacaciones sean de mayor calidad.

    Puedes pensar que un solo día, o tres o cuatro no es mucho tiempo, pero te prometemos que pasar este tiempo en un destino único se sentirán mucho más largos que cuatro días sentados en un escritorio.

    Para el momento en el que llenes tu escapada de cosas emocionantes para ver y hacer, te sentirás con mucha energía, fresco, y como si tus vacaciones fueran aún más largas.

     5- Será mucho más fácil desconectarte

    Puede ser tentador ponerse al tanto con lo que sucede en la oficina cuando ya llevas una semana de vacaciones, especialmente si tu ausencia será prolongada. Pero, en una escapada más corta, será más fácil desconectarte del trabajo. Después de todo, no te habrás perdido de mucho.

    Diversos estudios han demostrado una y otra vez que los descansos cortos, incluso algo tan simple como almorzar lejos de tu escritorio, ayuda a mejorar la concentración y la productividad en general. ¡Lo mismo se aplica a las mini-vacaciones! Un rápido descanso te dejará sintiéndote renovado y comprometido a tu regreso.

    Considera todos los lugares a los que puedes viajar en uno o dos días y organízate para visitarlos en futuras escapadas. Este tipo de viajes son muy buenos para el alma y no tendrán un gran impacto en tu billetera.