Río de Janeiro playas, sol, alegría diversión pero el dolor de cabeza llega cuando tenemos pocos días en la ciudad y queremos conocerlo todo, o lo mas significativo. Pero tranquilo, en este articulo te voy a contar sobre 3 excursiones que hice en 3 días diferentes y pude conocer muchas cosas, no solo de Río si no también de sus alrededores.

City Tour por la Ciudad Maravillosa

Ir al Cristo Redentor y al Pan de Azúcar puede parecer tarea imposible para hacerse en un solo día. No si lo haces a través de un city tour. Y ademas sumas mas atractivos para que tu visita a la ciudad valga realmente la pena y conozcas mas de Río de Janeiro.

Yo hice el City Tour con la agencia S2RIO quienes pasaron a las 7:30 de la mañana a buscarme por mi hotel y seguimos rumbo a buscar a los demás. Una vez completo todos los pasajeros, salimos rumbo al Cristo Redentor. Nuestra guía Adri, nos iba explicando de antemano con lo que nos íbamos a encontrar y nos contó brevemente su historia. La combi nos deja casi en la entrada, y luego tuvimos que subir a otra que nos dejo en los pies del Cristo. Tuvimos 50 minutos para poder sacarnos fotos y contemplar las vistas maravillosas que ofrece una de las 7 Maravillas del Mundo.

Terminando la visita al Cristo Redentor nos dirigimos rumbo al Maracana. Si bien no ingresamos dentro, pudimos verlo por fuera y tomarnos fotos. Continuamos viaje al Sambodromo, donde ahi si paramos y es posible alquilar trajes que se usan en el carnaval para tomarte una linda foto. Ademas preparan unas ricas caipirinhas en el lugar para quien quisiera comprar.

La próxima parada es la Catedral de San Sebastian. Esta Iglesia con su estructura y diseño para nada común, te va a dejar con la boca abierta. Una vez dentro vas a poder apreciar lo enorme que es. Tiene una capacidad para 20 mil personas de pie.

Muy cerquita esta la escalera de Selaron decorada con azulejos de diferentes partes del mundo. Esta grandiosa escalera es obra del Chileno Jorge Selaron. Esta es la última parada antes de disfrutar de un rico almuerzo.

Con la panza llena y el corazón contento salimos rumbo al mítico Pan de Azúcar. Este otro icono Carioca consta de 2 partes. Primero se sube a través de un teleférico al morro Urca en el que te dan 50 minutos para poder apreciar las vistas y tomar fotos. Luego se continúa subiendo hasta el morro Pan de Azúcar. Desde allí se tienen unas vistas alucinantes de la Bahia de Guanabara, Copacabana y la zona sur de Rio de Janeiro.

Piedra del Telégrafo

Muchos seguramente al leer este nombre no tengan ni idea de que piedra les estoy hablando. Pero estoy convencido de que en mas de una oportunidad habrán visto alguna que otra foto que parece lo mas arriesgada posible. Bueno esas fotos se hacen en la Piedra del Telégrafo.

Los guías de S2Rio nos pasaron a buscar por nuestro hotel bien bien temprano. Cosa que al principio no entendíamos, pero mas adelante nos dimos cuenta del porque. Para llegar a la Pedra do Telégrafo como se llama en portugués, hay que viajar durante una hora y media hacia la Barra de Guaratiba. El barrio es hermoso, todas caditas mirando hacia el mar, en total desnivel unas con las otras.

La subida a la Piedra del Telegráfo es bastante facil. Hay senderos bien marcados y en pocas oportunidades se necesita de mucha destreza para poder subir. Una vez llegando a la famosa piedra es posible tomarse fotos que quedan increíbles. Nosotros llegamos bien temprano y solo habian 3 o 4 personas en la cima. Esto es importante porque no perdes tiempo esperando para sacarte fotos y lo podes hacer de forma tranquila.

La vuelta hacia tu hotel se hace bordeando la zona de playas y en ese lugar hay todavia playas salvajes. Esto significa que no han sido intervenidas por la mano del hombre, lo cual es increíble. Te permiten parar en algna de ellas para poder tomar un baño. El viaje de vuelta es fantástico y se pueden apreciar lugares maravillosos.

Tour Petrópolis

Petrópolis es la ciudad Imperial, donde tenian su Palacio de verano la ex familia de emperadores brasileros. El tour comienza cerca de las 8 de la mañana donde te recojen en tu hotel. La ciudad se encuentra a unos 70 km de Rio de Janeiro.

Es una visita sumamente cultural, donde se aprende mucha historia y datos que seguramente no sabias. Ni bien se llega a la ciudad, se hace una parada en el Palacio Quitandinha. Este lugar fue construido para ser el mayor hotel casino de latinoamérica. Luego de prohibirse el juego en Brasil, solo pudo seguir funcionando como hotel.

La segunda parada es el Palacio Imperial. Poco sabia sobre este lugar y la historia de la ex familia imperial. La verdad que todo lo que aprendí no tiene desperdicio alguno. Para ingresar te dan unas especies de pantuflas para que uses por encima de tus zapatillas. Me pareció muy bueno como cuidan cada detalle del palacio para conservarlo de la mejor manera posible. Desde ya está prohibido filmar o tomar algun tipo de foto.

En su interior se pueden ver cada una de las salas del palacio con sus muebles y utensilios originales de aquella época. La explicación del guía Vinicius lo hacia aún mas espectacular. Se encuentran muchas reliquias de oro y plata expuestas en el Palacio.

La siguiente parada es la Catedral donde se encuentran los restos de los emperadores. Por cierto es muy bonita tanto por fuera como por dentro. Luego de la visita se realiza una parada para almorzar.

Terminado el almuerzo nos llevaron a conocer la casa de Santos Dumont. Este gran inventor brasilero, que entre otras cosas fue el primer hombre en volar un avión impulsado por un motor aeronautico. Se encuentra una réplica del mismo en una de las plazas. A la vuelta está ubicada su casa tan particular, bien en lo alto con una gran escalera.

El siguiente lugar al que nos llevaron fue al Palacio de Cristal, donde la emperatriz se juntaba a tomar el té con sus amigas o hacían reuniones. La parada es muy cortita ya que no hay mucho para ver.

El tour finaliza en la primera fabrica de cerveza de todo Brasil,  Bohemia. Desde que se ingresa te hacen degustar y vas a poder conocer todo el proceso de creación como así también la historia de la cervecería. Un lugar que no tiene desperdicio.

 

Estos han sido 3 tours que tuve la suerte de vivir en Río de Janeiro. Se que hay gente que viaja por poquitos días entonces esta es la mejor solución. Pueden contratar sus tours y olvidarse del resto. Río de Janeiro es una ciudad increíble así que disfrútenla.